Descubre las 3 formas eficaces de organizar tu vida personal en este artículo. Fíjate que mejorar la vida personal, alcanzar la máxima productividad, el mejor desempeño, no se logra con simplemente con desearlo. Por otro lado, la productividad no se circunscribe solamente, al área empresarial. De hecho, pensar de ese modo, propicia la improductividad, dado que al concentrarse en una sola área de la vida, se descompensa las otras, provocando el desequilibrio y por lo mismo y tanto, la improductividad. La vida personal productiva, es esencial para la productividad en las otras áreas. Es importante ser incluyentes, si realmente deseamos tener desempeños efectivos integrales. No se debería pretender tener éxito en un área de la vida, a expensas de las otras. Terminaríamos con un éxito relativo, porque resultaría ser incompleto.

La vida personal tiene varios elementos que la componen, y una de ellas, es la vida afectiva, y en la vida afectiva entran varios factores a considerar: Cómo mantener un equilibrio en esa relación. La vida sexual también forma parte de ella, y saberla llevar es un fundamental, para una relación sana y productiva. La vida afectiva refleja lo que somos, magnificando nuestra conducta. Pone en evidencia lo mejor, y también aquellas cosas de nosotros mismos, que no nos gustan. En este artículo descubrirás 3 formas para organizar tu vidal personal

Organizarse con eficacia para tener una vida personal efectiva, es clave para lograr una existencia plena y realizada. El desequilibrio por descompensación, al concentrarse en unas áreas, y descuidar otras, provoca como resultados a la larga, la inefectividad.

¿Cómo organizarse con eficacia para lograr una vida personal afectiva, efectiva?

Antes de responder esa pregunta, quiero hablarte de los hábitos, porque esos son claves para el desempeño productivo de una relación sentimental.

Los hábitos tienen por propiedad que actuemos mecánicamente. Todos tenemos hábitos, rutinas que repetimos día con día. Lo importante que deseo destacar es el poder sobre los resultados que obtenemos que tienen los hábitos, y por ende, la manera poderosa que influencian nuestras vidas, tanto presente como futura.

Los hábitos son como programas de un computador. Una vez instalados, se ejecutarán, y ese programa solo realizará las acciones que está programado a hacer. A diferencia de los computadores, las personas en la medida que repiten esos hábitos una y otra vez en su vida, hará que estos se solidifiquen, se afiancen hasta el punto que se mimetizan con la persona.

Dice la reflexión: “Primero nosotros hacemos a nuestros hábitos, luego los hábitos nos hacen a nosotros” Es decir que una vez instalados en nuestra conducta, nosotros quedamos en piloto automático, haciendo una y otra vez las cosas, del mismo modo. Es curioso pero hábitos inefectivos nos conducirán siempre al fracaso. Siempre.

Dependiendo de si tus hábitos son efectivos o no lo sean, estos tienen la enorme facultad de construirte, hacer de ti una persona productiva, o pueden destruirte. Así de serio es el tema de los hábitos a los que se les presta lamentablemente, poca atención.

Resulta ser un mal hábito suponer que son estos los que nos dominan. No es cierto. Incluso en hábitos profundamente arraigados, seguimos siendo quienes podemos decidir si seguir repitiéndolos en nuestra conducta reforzándolos, o romper el ciclo y tomar otro camino. Puedes cambiarlos.

¡Somos más fuertes que nuestros hábitos!

La idea clave acá es que, no tenemos que seguir endosándole el presente y mucho menos nuestro futuro a las conductas habituadas que no nos resultan productivas.

Ventajas de dirigir nuestros hábitos

Dirigir tus hábitos de un modo consciente y escogiendo aquellos que te lleven a la efectividad, podrás obtener como resultado:

Un mayor control sobre tu vida, sobre tus pensamientos, sobre tus elecciones
Te permitirá ser más prudente, pensando antes de actuar
Podrás sobreponerte a hábitos destructivos, negativos y reemplazarlos por otros mucho más productivos para ti
Aprovechar de forma más efectiva tu tiempo. ¡Y esto es clave para la productividad personal y laboral!
Tener un sentido renovado de confianza en ti mismo

Lo importante es que notes la importancia de los hábitos en tu vida, y te los tomes en serio. Son poderosos y sus efectos pueden ser contundentes en nuestra vida, para bien, o para mal.

El problema es que como a menudo nos resultan inadvertimos, no notamos como terminamos entregándoles poder sobre nosotros, cuando permitimos que hábitos inefectivos sigan teniendo gran influencia en nuestra vida, y cómo, dejamos pasar valiosísimas oportunidades para “instalar” hábitos productivos en nuestra conducta.

En el artículo anterior (Haz clic acá para leer la primera parte) expliqué cómo lograr replantear nuestros hábitos. Descubrir el modo de cambiar nuestros hábitos negativos cuando están a punto de ocurrir es clave para romper el ciclo de la inefectividad, y comenzar a trabajar una vida más productiva. Allí te doy una técnica contundente que te dará muy buenos resultados. Por supuesto, la alternativa sugerida, no es mágica. Los cambios no se dan solos. Tienes que trabajar fuertemente en ellos.

Momentos claves para enfrentar un hábito

Un momento clave para enfrentar un hábito, en particular esos hábitos que son negativos, es cuando están a punto de suceder. Importantísimo aprender a observar nuestros patrones de conducta, y sobre todo, los pensamientos que la patrocinan. “Pensar Pensamientos” es una táctica poderosa, para trabajar sobre nuestro comportamiento habituado. (Lee la primera parte de este artículo. Allí te explico esta táctica. Haz clic acá)

Por supuesto que no hay que esperar a que estemos frente a ese momento donde el hábito que nos hace improductivos suceda, o esperar a que esa conducta producto de un hábito que no tenemos se nos presente, para allí sí, comenzar a ponerlo en práctica.

Resulta esencial trabajar sobre nuestra conducta, sobre todo cuando estamos en calma, cuando tenemos control sobre nuestra conducta, cuando somos más fuertes.

Aprende a identificar tu comportamiento, y así evitarás sabotearte a ti mismo. Como decía en el artículo anterior (Haz clic acá si aún ni lo has leído) quien negocia consigo mismo, pierde.

¿Cómo terminamos saboteándonos a nosotros mismos, en nuestras áreas claves de la vida, por ejemplo a nivel sentimental – emocional y a nivel laboral?

Continúa leyendo y lo descubrirás

NEGOCIANDO CONSIGO MISMO, Y LA RELACIÓN DE PAREJA

En las relaciones de pareja se dan aspectos que en muchas ocasiones, lamentablemente las deterioran. Como mencioné en el artículo anterior (Haz clic acá para leerlo), nuestros  pensamientos son rara vez cuestionados por nosotros mismos, nuestros modos de pensar son el resultado de hábitos, es decir de pensamientos que hemos consentido durante años, que se han venido construyendo poco a poco, y esa forma de construirlos, de a poco, es lo que hace que ciertos cambios, los pasemos inadvertimos, no nos damos cuenta.

Si de la noche a la mañana se cambiaran esas sensaciones maravillosas que se experimentan en el inicio de una relación, y se cayera en ese letargo que algunos llaman rutina, advertiríamos fácilmente esa transformación. Sin embargo, eso no se da de ese modo. Generalmente esos cambios se dan de a poco, y las relaciones, se van apagando lentamente, en muchos casos, sin que nos damos cuenta.

No negocies contigo mismo y cuida tu relación de pareja.

Como no cuestionamos nuestros pensamientos, terminamos dejándonos llevar por ellos, pensamientos que están respaldados por las emociones del momento. Así, fácilmente las personas terminan siendo víctimas de eso que llaman rutina, piensan desde la rutina, desde la fatiga, la irritabilidad que los domina, y terminan deteriorando la relación.  

Una evidencia que debería prender las alarmas es cuando comenzamos a tratar mejor a la gente ajena, que a la gente nuestra. Ten cuidado con esto. Es una muestra de que las cosas están entrando a un terreno movedizo.

Táctica para pensar pensamientos en la relación de pareja

¿Qué hacer?

Uno de los aspectos claves es recordar “mutuamente” las razones que los unieron, las razones que los motivaron a estar juntos. La intención es mantener en mente el propósito, ese que tú y tu pareja, consideraron que es lo más importante. Ahora y teniendo esto presente, vamos al punto que ya tratamos atrás.

En mi libro El Principio de la Doble Creación: Lo que Piensas es lo que Obtienes, dedico una parte a las relaciones de pareja, para que seas el creador de una relación fascinante, maravillosa, y no víctima de actitudes reactivas. Entérate más del libro, haciendo clic acá

Las relaciones de pareja, como la vida personal pasa por muchos y diversos momentos. En el minuto a minuto se pueden presentar situaciones que pueden cambiar el ambiente de la relación, deteriorándola. Pero debes tener en cuenta que lo que nos afecta no es lo que nos pasa, sino nuestra reacción al respecto, es lo que nos daña. Lamentablemente ese modo reactivo, es decir el actuar sin pensar, usualmente deja réditos negativos. ¿Cómo lo solucionamos para no deteriorar la relación? Acá te cuento cómo.

3 Formas eficaces de organizar tu vida personal

Debes ser capaz de detenerte cuando detectes esos pensamientos reactivos negativos que pueden afectar tu relación con tu pareja. En cierto modo es fácil detectarlos, porque la principal evidencia son esas emociones que se te suben a la cabeza, irritabilidad, rabia, malestar, entre otras. Apenas detectes un pensamiento que sea cómplice con esas emociones que suelen ser tóxicas, debes en esos momentos claves de decisión “Pensar Pensamientos”. ¿Cómo? Detente y reflexiona:

  1. ¿Qué estoy pensando ahora?
    1. ¿Qué me está sugiriendo ese pensamiento?
    2. ¿Qué estoy sintiendo? (Ten presente que ese sentir es producto de los pensamientos que son rectores en ese momento)
    3. ¿Qué pensamientos provocan ese sentir? (Estos pensamientos si negocias con ellos, son lo que terminan haciendo que te sabotees)
  1. Ahora pregúntate
    1. ¿Qué debería hacer ahora? (En este momento estás valorando tu sentir que provoca pensamientos saboteadores, y te obliga a pensar en función de lo que es más importante para ti)
  1. Puedes preguntarte también ¿Cómo me sentiré más tarde cuando note que no cumplí con mis propósitos, cuando haya afectado la relación?
  1. Que pensaré de mí cuando me dé cuenta que me dejé llevar por pensamientos caprichosos y no cumplí con mis propósitos
  1. ¿Qué estoy haciendo ahora que me impide actuar en función de lograr lo que quiero? (Identifica qué es lo que lo está deteniendo. Describe, insisto, DESCRIBE los pensamientos, tu sentir para que visibilices lo que lo está deteniendo)
  1. Lo que estamos tratando de lograr con esta parte del ejercicio sería disociar y distanciarte de tus pensamientos, para valorarlos pensando críticamente sobre ellos. Es decir, Pensar Pensamientos. Es darle preponderancia al pensamiento lógico, para que sopeses tu actitud.
  1. ¿Qué deberías hacer ahora? En este punto, ya debes tener claro esos dos puntos de vista que están en ti. Viene la parte difícil. TOMA ACCIÓN DESDE EL PUNTO DE VISTA LÓGICO.

Ahora bien, debes tener el suficiente valor, coraje para darte cuenta en ese momento lo que está sucediendo, para notar los caprichos que están tratando de imponerse, los viejos hábitos que están taimando tu conducta, y elegir los propósitos que se supone tienes claros, y actuar conforme a ellos.

Las relaciones de pareja, y la vida íntima, la vida sexual.

Hacer el amor no es lo mismo que tener sexo, si nos detenemos a las definiciones explícitas de ellas. El coito como tal forma parte de lo que implicaría hacer el amor, y por lo mismo y tanto, hago la distinción.

Hacer el amor vs tener sexo. Quien negocia consigo mismo, pierde

Hago mención de este tema, porque lamentablemente la vida sexual de las parejas, es una de esas partes importantes de las relaciones que se ve afectada, cuando reactivos, nos vamos dejando llevar por el deterioro que lentamente, va consumiendo esas relaciones.

Muchas veces he escuchado decir que la pasión es la culpable de esa “pérdida de interés”, que “ya no es igual”, que “no es lo mismo que antes”, incluso, a veces este tipo de explicaciones son las justificaciones perfectas para quienes optan por buscar en otra persona, lo que considera, perdió con su pareja.

¿Pero realmente este es el caso?

Una tendencia humana es a permanecer, a estar, es lo que llaman homeostasis. Las personas se regulan para llegar a estados en los que se encuentren tranquilos y cómodos. Es una de las razones por la cuales, después de haber invertido grandes esfuerzos en lograr algo, las personas se relajan, se tranquilizan. Es lo que llaman algunos como “La zona cómoda”, y esta no tiene nada de malo. El problema somos nosotros que nos dejamos llevar, acomodándonos hasta el punto que “dejamos de luchar” por una relación que ya consideramos ganada. En otras palabras, a cierta altura, comenzamos a desperdiciar la relación, cuando dejamos de hacer, de invertir en ella.

Mala idea

Las relaciones como la salud tienen algo en común. No porque tengas salud, quiere decir que siempre va a estar allí. Si te descuidas, si no prestas atención, si no haces algo al respecto, puedes perder la salud, y del mismo modo, si te descuidas, puedes perder tu relación.

Igual pasa con la vida íntima. En cierto modo la perdemos de vista, y lo que en su momento fue a nivel íntimo una experiencia maravillosa, ahora se reduce a “algo que hacer”, a algo que se hace “por cumplir”, es decir, ya no se hace el amor, y sólo se tiene sexo (porque tocó, por cumplir). Hacer por hacer en la vida íntima, es lesionar la relación.

Las conductas reactivas son un problema en sí mismas. Las personas con este tipo de comportamiento se dejan llevar, no dirigen su vida, son guiados por sus emociones y sus caprichos.

Recuerda que en mi libro El Principio de la Doble Creación: Lo que Piensas es lo que Obtienes, dedico una parte a las relaciones de pareja, para que seas el creador de una relación fascinante, maravillosa, y no víctima de actitudes reactivas. Entérate más del libro, haciendo clic acá

Una de las razones por las que en las “relaciones normales” la vida íntima se va extinguiendo es por lo que mencioné párrafos atrás, empiezan a apagar la luz poco a poco sin notarlo, y cuando lo advierten, “ya no es como antes, ya no es lo mismo”. Hacer el amor es el resultado de hacerlo, es decir de HACER AMOR, de hacerlo tomándoselo en serio, de no dejar de conquistar, de no dejar de seducir, de no dejar amar, de provocar, de atraer. Es decir, es clave asumir el dominio propio siendo proactivo, dirigiendo tu vida, y no ser como una bandera sacudida por el viento del cual eres víctima.

La calidad de las relaciones sexuales en una pareja es un resultado, y por lo mismo y tanto, es un reflejo de las personas que tienen esa relación íntima. La causa, es decir lo que genera la calidad de esa relación sexual, está determinado por las personas que o hacen el amor, o tienen sexo. No es culpa de la relación sexual que no haya calidad allí.

Hazte consciente de tu relación. Tu relación es tuya. No la dejes morir. Las relaciones se deterioran por falta de atención, de descuido. Cuida tu relación.

Te comparto esta inforgrafía que te da “Las claves de las relaciones afectivas ¡Efectivas!

claves de las relaciones efectivas

Nota: Abogo por tratar de mantener una relación sana, productiva, y feliz. Lamentablemente hay relaciones enfermas, disfuncionales, destructivas para los miembros de esa pareja. En condiciones así, en las que incluso ya no hay más que hacer, en donde se ve comprometida la salud mental, financiera y física de alguno de los miembros de esa relación, o de los dos, lamentablemente considero que hay que evaluar soluciones radicales.

Nos queda otra parte sobre “Cómo organizar tu vida personal”, y el uso de los hábitos  que hace referencia al manejo del dinero.

FIN DE LA SEGUNDA PARTE

Lee la primera parte, haciendo clic acá

Lee la tercera y última parte, haciendo clic acá

===========
Suscríbete a mi boletín “Organízate con Eficaciahaciendo clic acá

Recibirás herramientas claves para mejorar tu desemepeño a nivel personal y profesional. Adicional obtendrás SIN COSTO ALGUNO mi libro Sin Disciplina, el Talento Importa Poco, mi libro Las Águilas No Vuelan Bajo, y el libro Plan de Acción de Las Águilas No Vuelan Bajo. Este último es un manual guía, que te dirá paso a paso como poner en práctica las sugierencias dadas en el libro Las Águilas No Vuelan Bajo

Te invito a que compartas este artículo en tus redes sociales, y a que me sigas. En mis cuentas de redes sociales, encontrarás material de apoyo, material complementario, para implementar lo que encuentras acá en mi página web.

¡No leemos en el próximo artículo!

Autor:
Héctor Leonardo Mora Santiago
Para Contactarse conmigo
haz clic acá
Libro: El Principio de la Doble Creación: Lo que piensas es lo que Obtienes
Facebook: HectorLeonardoMora
Twitter: @hectormoraweb
Linkedin: hectormora
Instagram: hectorleonardomora

One thought on “3 formas eficaces de organizar tu vida personal

Deja un comentario