La energía corporal es esencial para que un ser humano sea altamente productivo. También, la energía es un recurso y como tal, es limitado. Limitado no significa escasez, simplemente significa que no contamos con él de forma desmedida.

Por lo mismo, la energía como recurso hay que saberlo gestionar, para poder contar con este a lo largo de un día, que consume esa energía desde el mismo momento en que nos levantamos.

Cómo mantener al máximo tu nivel de energía y ser altamente productivo

La energía se consume desde que nos despertamos

Apenas nos sentamos en la cama luego de abrir los ojos a primera hora en la mañana, la energía comienza a consumirse. Ten presente que todas las funciones del cuerpo requieren y consumen energía. Cualquiera de ellas. Sentarte en la cama, caminar hasta el baño, asearte, todo eso consume energía.

También hay otras actividades que consumen mucha energía, y van desgastando esa “batería” que necesitamos para poder funcionar de modos productivos, en un día que apenas comienza.

Actividades que consumen de modo excesivo la energía

Muchas personas ya sobre el medio día, o comenzando la tarde se sienten cansadas, el agotamiento se hace palpable, y finalizando esa tarde y comenzando la noche, ya su batería hace rato grita: Low Bat (Batería baja)

El problema de una persona con baja energía es que no “funciona” bien, su rendimiento se ve disminuido, y su productividad, malograda. Se les nota porque se comienzan a volver iracundos, irascibles, impacientes, irritables, no piensan con claridad, se vuelven malgeniados, agresivos, se vuelven emocionales, bajos con sus estados de ánimo, en algunos casos presentan angustia, ansiedad, depresión, dolor de cabeza, en fin.

El problema de una persona con baja #energía es que no “funciona” bien Clic para tuitear

No necesariamente se dan todas esas características en una sola persona en un momento dado, (es probable), pero lo que deseo expresar es que esa baja de energía, afecta considerablemente el desempeño de las personas.

Al otro día en la mañana cuando las personas al despertarse tienen su batería al máximo, (asumiendo que tuvieron un descanso reparador) piensan de otro modo, recuerdan el día anterior, y con un mejor nivel de pensamiento, concluyen en muchas ocasiones, “No debí haber dicho aquello que dije”, “lo hubiese dicho de otro modo”, “ojalá hubiese expresado aquello que no dije”, entre otras reflexiones.

¿Te ha pasado?

El cansancio es “mortal”, y no deseo dramatizar con el término, pero el cansancio, es un cuerpo reclamando a gritos, que recargues tu batería. En estos casos, el cuerpo está buscando enfocarse de cualquier modo recuperarse, y tu capacidad de atención que deseas enfocar en otras cosas, se ve debilitada.

¿Qué cosas consumen energía?

Lamentablemente, mucha de esa energía se desperdicia, porque no somos estratégicos en el uso de ese recurso tan preciado. Los malos hábitos son tremendamente dañinos.

Por ejemplo. La falta de planeación, la ausencia de prioridades, la debilidad de carácter, cuando se cede frente a tentaciones que distraen, y hacen perder el enfoque, no son consumidoras de energía en exceso, son más bien “depredadoras” de esa energía, recurso tan vital para la productividad. Pero permíteme ser más puntual, señalando unos puntos específicos.

¿Estás preocupado?

Las preocupaciones consumen energía, desgastan. Rumiar un pensamiento, una preocupación, darle espacio a las sombras, volver gris el panorama, consume y MUCHA energía.

No es no atender cuestiones que exigen atención (lo que la gente llama preocupaciones), es la mala gestión de las preocupaciones cuando no administramos las emociones, lo que empeora las cosas, y consume, depreda la energía.

Es la mala gestión de las preocupaciones cuando no administramos las emociones, lo que empeora las cosas Clic para tuitear

Más de un pensamiento a la vez

Tratar de tener más de un pensamiento a la vez. Peor. Primero porque la mente con todo y lo que es y puede hacer, NO PUEDE PENSAR EN DOS COSAS A LA VEZ. Lo siento, no puede.

Cuando hablo de la mente no me refiero a ella de modo esotérico, ni desde el pensamiento mágico que muchos usan, me refiero a ella desde su capacidad de pensar, razonar, crear, proponer, resolver, capacidades extraordinarias, únicas con las que todos contamos.

Pero la mala interpretación de esa idea, (que se pueden hacer más de una cosa a la vez) lo que hace que las personas consientan, y se permitan gravitar entre diversas ideas, con la intención de hacerlo al mismo tiempo.. Es decir, piensan en todo, pero a la larga, no solucionan nada. Esa conducta consume tiempo y energía.

La multitarea, consume mucha energía

A propósito de hacer varias cosas a la vez. Conducir un vehículo ya de por sí, demanda atención sobre varias cosas a la vez. Afortunadamente eso lo hacemos automáticamente. Pero que no lo advirtamos (que estemos haciendo varias cosas al mismo tiempo), no significa que no lo estemos haciendo y por lo mismo y tanto, estamos consumiendo energía. Y no está mal que lo hagamos en modo automático. El problema es que nosotros le echamos más peso a ese cerebro, que está rindiendo al máximo, para que conduzcamos de modos óptimos.

Ponemos música, audios, estudiamos, hablamos, comemos, cantamos, tratamos de solucionar problemas mientras conducimos. Imagínate

¿Y el trabajo qué?

En el trabajo, muchas veces es fácil encontrar escritorios en desorden. El desorden consume energía.

Cuando tenemos el PC enfrente, abrimos varias páginas web, tenemos el celular al lado, con internet funcionando, redes sociales, whatsapp que cada vez que ingresan mensajes, que se mueven las redes sociales timbra, advirtiendo actividad, y adicional obviamente, están los compromisos y tareas del trabajo que hay que atender.

Todas estas actividades que consideramos normales, consume energía. Que sea normal, no quiere decir que esté bien hecho.

Con todo esto, bien podríamos decir, cómo es que rendimos.

Fundimos nuestro cuerpo, nuestra fuente vital de energía

El problema es que el cuerpo como también las máquinas, por el exceso, a la larga, nos terminará pasando factura. Por mencionar uno. El cansancio crónico, entre tanto más, y otros mucho más graves que dejan como consecuencia que no se pueda trabajar del mismo modo que se podía, cuando se estaba en mejores condiciones.

Escoge lo que piensas

Desorden, desorganización, la improvisación, los malos hábitos que nos arrojan a problemas financieros, familiares, laborales, entre tanto más, y todo esto, consume energía devorándola en segundos.

Como te dije al principio: “La energía es esencial para que un ser humano sea altamente productivo”, no la desperdicies que no es ilimitada.

Llegó la hora de la estrategia

Sugerencias claves para mantener una buena disposición de energía a los largo de un día.

  1. Alimentación

La alimentación es clave. No soy experto en esta área, así que consulta a tu médico de cabecera para que te instruya con tu realidad física particular. Por supuesto que no hay que ser un experto para saber que las calorías vacías (los dulces industrializados), la comida chatarra en exceso, son dañinos. Pero claro que puedes comerte un helado. Recuerda la moderación. No te atragantes de dulces.

Las drogas, el licor, no comer bien, privarse de comidas sanas, recargan a tu cuerpo de un consumo excesivo de tu energía, y tu mente no podrá funcionar bien, no podrá procesar bien, no pensarás claramente.

  1. Deporte

Es curioso, pero el deporte por ser una actividad física exigente, sí que consume energía. Lo curioso, es que el consumo de energía se repone de formas extraordinarias, no sólo regenerándose rápidamente, sino que viene con energía adicional, es decir, el deporte tiene la particularidad de mejorar tu salud, tus condiciones, tu rendimiento físico, y tu mente.

Como te dije hace rato, consulta a tu médico, si piensas (espero que lo hagas) desarrollar hábitos deportivos

  1. Dormir

No tengo palabras para decirte los beneficios del descanso, del descanso reparador. Literalmente el descanso es como el cargador de tu celular. Te renueva. El descanso es alimento para el cuerpo, y te insufla energía. Lamentablemente muchos confunden acostarse a dormir con descansar. Existen hoy lamentablemente malos hábitos del sueño y todo, porque cuesta ser fuertes de carácter, y terminamos seducidos con la tecnología, sólo por citar un ejemplo, y afectamos el sueño por esas conductas.

Me decía un médico experto en el tema que la alcoba es para dormir, y para estrechar relaciones con la pareja, nada más. Sin embargo, son estas dos actividades que o se hacen poco, o se practican de muy mal modo.

Tecnología

En la habitación se tiene televisor que se apaga hasta muy tarde, muchas veces, se deja en automático para que se apague después de que nos dormimos, ¡Terrible!, para colmo se hace zapping (Más multitarea), vemos todo y no vemos nada, hasta altas horas de la noche o la madrugada, entonces, el sueño nos vence ya trasnochados.

Tenemos el celular a la mano, la Tablet, que consultamos permanentemente, y hay quienes necesitan estar mirando cada momento, “qué pasa en el mundo”. Entiéndase mundo, las redes sociales. ¿Qué puede ser tan importante consultar?, más aun de noche, tarde, cuando tu cuerpo necesita y pide a gritos, el descanso.

Lectura

Soy un defensor de la lectura. Amo leer. Tengo un promedio de 60 libros por año. Me apasiona y mucho leer. Pero, nuevamente algunas personas leen antes de dormir, y vuelve y juega, están tan entusiasmados leyendo, que cuando lo notan, están trasnochando, ¡OTRA VEZ!

Un buen hábito practicado sin moderación, con exceso, puede volverse un mal hábito

Un buen #hábito practicado sin moderación, con exceso, puede volverse un mal hábito. Clic para tuitear

Como te he insistido, habla con tu médico, para que te de indicaciones sobre cómo lograr el sueño reparador.

Me atrevería a decirte que dentro de tus objetivos, esos que persigues con pasión, bien harías en incluir el lograr dormir de modo reparador. Mientras vas donde el médico, investiga un poco sobre Higiene del sueño.

  1. Prepárate

Lamentablemente a este punto no se le da la importancia que se merece. Hay quienes están más preocupados por preparar una salida de fin de semana, que prepararse para la vida

Hay quienes están más preocupados por preparar una salida de fin de semana, que prepararse para la #vida Clic para tuitear

¿De dónde emana la conducta de una persona? De su mente. Actuamos conforme a los pensamientos dominantes que tenemos en mente, seamos o no conscientes de ello.

Una persona entrenada, preparada, fortalecida en el pensamiento efectivo obrará de modos muy productivos, es decir, se permitirá mantener la energía suficiente, para poder desempeñarse a lo largo del día, con sus mejores estándares.

Cuidará ese recurso tan importante de modos estratégicos sabiendo de ante mano, como invierte su tiempo, que actividades escoge, y la manera en que las realiza.

Tiene esa “extraña” habilidad de pensar efectivamente, no perdiendo tiempo y vida con pensamientos poco productivos, y que no aportan mayor cosa en su vida.

Claves de la preparación

Establece un proceso de mejora continua. Es decir, revisa cómo te fue cada día, valora cada jornada pues te arroja información valiosísima para el siguiente día. Repiensa el día que viene y organízalo pensando en la conservación máxima de tu energía, para sacarle el mayor provecho, siendo altamente productivo.

Evita al máximo la complacencia con todas esas actividades atractivas

pero que desvían la atención de aquellas actividades muy valiosas. Recuerda que de todos modos, todas las actividades consumen energía. No pierdas tiempo, ni energía en actividades que te reportan muy poco.

Programa descansos y actividades recreativas.

Como te dije párrafos atrás. Lo que se pueda decir respecto del descanso, es poco. Los beneficios son extraordinarios.

Escoge las actividades que te aporten el mayor retorno de la inversión.

En la medida de lo posible, delegue. Así podrá disponer de más tiempo y por ende, de energía

Aliméntate bien.

La alimentación es fundamental. Te suministra de buenas reservas de energía. La mala alimentación, te la quita.

Practica eliminar un mal hábito alimenticio.

Un gran reto, pero el beneficio es proporcional y hasta mayor, al desafío. Vale el esfuerzo.

Haz deporte.

No se te está pidiendo que seas un atleta del alto rendimiento. No se te está pidiendo que participes en las olimpiadas. Haz deporte por salud, por tener grandes dosis de energía. Camina, nada, trota, escoge el que más se te acomode, o combina varias disciplinas

Lee, estudia.

Aprende sobre todo aquello que te permita organizarte mejor, vivir mejor, ser mejor ser humano, mejor profesional. Pero no exageres. No caigas en la “infoxicación” otra conducta poco productiva, que es depredadora de energía.

Evita las relaciones tóxicas.

No hay que confundir que en las relaciones se presenten desafíos por solucionar, con las conductas tóxicas. Si alguien se queja que da con mucha frecuencia con personas con conductas tóxicas, y que ha tenido relaciones de pareja con personas con conductas tóxicas, bien haría en preguntarse no en las razones de su mala fortuna, sino más bien, si es que guarda también en su comportamiento, la actuación tóxica.

No te endeudes.

Si tienes compromisos económicos, realiza un plan con el que te sientas “cómodo”. Habla con tus acreedores, en fin, haz lo necesario por estar tranquilo, calma la ansiedad producto de la presión. Tranquilízate, si es que estás incómodo, incómoda.

Administra bien tus finanzas, se estratégico con ello.

Descubre nuevos modos de generación de ingresos, e inclínate por la que te resulte más afortunada.

Entrénate en un modelo de pensamiento que te permita disfrutar más de la vida a reírte, a ser más creativo, recursivo. Esto es clave. Cómo desarrollar un modelo de pensamiento efectivo, acá

Para cerrar

Existen modos artificiales de mantenerse “despierto”, con más energía. En lo personal no lo recomiendo. Engañar al cuerpo que tiene energía cuando realmente no lo es, es simplemente sobrecargarte de tal modo, que cuando los efectos de esas herramientas artificiales pasen, el desgaste, el cansancio será muchísimo mayor. Te verás obligado a apelar nuevamente a esos recursos. De esta manera favoreces una dependencia destructiva.

Usualmente se confunde productividad, obtener excelentes resultados con recargarse, atiborrando agendas, que no tienen espacio para nada más. Se termina anhelando por días de 25 horas.  Son paradigmas erróneos, que llevan a la persona a sabotearse, sobrecargándose, hasta bloquearse, y volverse improductivos.

La productividad es una consecuencia, y esta consecuencia es el fruto, es causa de un pensamiento estratégico, aplicado a tu vida personal y profesional de modos muy efectivos. En otras palabras, no es fruto del azar, de la suerte, ni de la buena fortuna.

Ten en cuenta que
“el cuerpo aguanta, pero no para siempre”

Un abrazo

Para mejorar tu productividad y obtener mejores resultados en:

Tu negocio. Deseas lograr tus objetivos empresariales
Eres profesional y anhelas tener clientes a quienes ofrecerles tus servicios profesionales
Deseas entrenar al personal de tu empresa
Quieres obtener empleo, y deseas un plan estratégico (Hoja de vida con diseño profesional, cómo enfrentar entrevista, dónde presentar tu hoja de vida) un plan estratégico que te mejore las opciones de obtener ese trabajo que necesitas…

Podrás tener la mejor idea, el mejor producto, la mejor hoja de vida, pero si no cuentas con una estrategia que te dé un método para acercarte de modo eficaz a los objetivos que deseas alcanzar, será MUY difícil.

Pregúntame acá por la guía para lograr tus objetivos

===========
Organízate con Eficacia
Te invito a que te suscribas si aún no lo has hecho a mi boletín “Organízate con Eficacia haciendo clic acá

Recibirás herramientas claves para mejorar tu desemepeño a nivel personal y profesional. Adicional obtendrás SIN COSTO ALGUNO mi libro Sin Disciplina, el Talento Importa Poco, mi libro Las Águilas No Vuelan Bajo, y el libro Plan de Acción de Las Águilas No Vuelan Bajo.

Este último es un manual guía, que te dirá paso a paso como poner en práctica las sugierencias dadas en el libro Las Águilas No Vuelan Bajo

Te invito a que compartas este artículo en tus redes sociales, y a que me sigas. En mis cuentas de redes sociales, encontrarás material de apoyo, material complementario, para implementar lo que encuentras acá en mi página web.

¡No leemos en el próximo artículo!

Autor:
Héctor Leonardo Mora Santiago
Para Contactarse conmigo
haz clic acá
Libro: El Principio de la Doble Creación: Lo que piensas es lo que Obtienes
Facebook: HectorLeonardoMora
Twitter: @hectormoraweb
Linkedin: hectormora
Instagram: hectorleonardomora

Deja un comentario