“La esclavitud elegida, es una prisión hecha por (…y para…) nosotros mismos”
Stephen Covey

 Contamos con grandes capacidades. Podemos lograr la efectividad, pero también y como la fuerza de la gravedad, tenemos un lado improductivo. Es hora de superar ese lado. Combátelo.

Al hacer un viaje a través del tiempo y poder observar nuestras vidas, la forma en que se desarrolló esta, la forma en que se fue desenvolviendo nuestra existencia, podemos comprender cómo nuestras elecciones, y la forma como decidimos actuar en un momento determinado, terminó definiendo nuestra realidad.

Podemos decir si desperdiciamos oportunidades, que si en aquellas épocas hubiésemos actuado de otro modo, quizás, lo más probable hoy contaríamos otra historia.

Quizás si la efectividad hubiese sido nuestro modo de actuar, ese lado improductivo, no nos hubiese superado.

Cuando los años van entrando en nuestras vidas, sumándose, acumulándose cada vez más, es probable que nos demos la fabulosa oportunidad dever las cosas de otro modo”.

La efectividad y tu lado improductivo. Combátelo

La vida, los años, la experiencia si queremos obviamente, nos dan perspectiva.

Alguno podrá argumentar que hoy ya pasados cierta cantidad de años eres muy distinto a aquellas épocas en las cuales no contabas con la experiencia con la que hoy sí cuentas.

De allí viene aquella reflexión popular que goza de tan amplia aceptación: “Si volviese a tener 20 años pero con lo que sé hoy, conquistaría el mundo”. Esta reflexión asume que si se pudiese volver en el tiempo, o que si de tener unos cuantos años menos pero con el nivel de conocimiento actual, todo sería distinto.

Como el extraño caso del Dr. Jekyll y el Sr Hyde. Hay un lado improductivo que se camufla, y puede anular tu efectividad. Cuando tiene oportunidad, emerge, y lo consume todo.

GRAVE PROBLEMA:
La efectividad y el lado improductivo Juntos

“Acaba cada día y dalo por terminado. Has hecho lo que podías.
Sin duda habrá habido errores y absurdos; olvídalos lo antes posible.
Mañana será un nuevo día; empiézalo bien, con serenidad
y con tanto ánimo que no lo empañen las nimiedades de ayer.”
Ralph Waldo Emerson

A veces las vidas de algunas personas parecieran estar condenadas a repetirse. Como me dijo alguien alguna vez comentándome una frase sobre la cual había leído.

Me decía: “el problema no resulta de tropezar con la misma piedra. El problema es que te guste esa piedra. Así, tropezar no es malo. Encariñarse con la piedra sí. Te hace volver y caer, una y otra vez”

El molde de la efectividad, y el molde de la improductividad

El problema es que “no vemos” ese modelo de conducta, el paradigma de donde emana esa manera de comportarnos, y por consiguiente, lo repetimos una y otra vez.

“Si tuviera el conocimiento que tengo hoy, pero con 20 años menos, haría cosas extraordinarias” Dicen algunos. Lo curioso es que ese conocimiento ya lo tienes, hoy eres poseedor de ese saber, ¿por qué no lo haces ahora?, ¿qué te lo impide?

Poner como condición tener 20 años menos es expresar una gran excusa, pero justificada y adornada de tal modo, que ya se tiene una explicación, para seguir en las mismas, sin sentirse culpables. 

El coraje para combatir el lado improductivo

Exige valentía ver las cosas desde otra perspectiva, vernos a nosotros mismos con distancia y ser capaces de evaluar de forma honesta nuestra conducta, para poder notar que a la larga, “somos nosotros mismos con nuestra manera de proceder quienes nos hemos traído hasta el lugar donde nos encontramos ahora en nuestra vida

Nuestra exigencia termina quedando a merced de las circunstancias, de las situaciones y vapuleados por las eventualidades terminamos viviendo existencias muy distintas a como la habíamos soñado.

El padecimiento de nuestros prejuicios

¿Cómo las circunstancias nos sacuden? Cuando permitimos que estas rijan nuestra vida y renunciamos consciente o inconscientemente a ser condicionantes, es decir a decidir.

Lamentablemente dejamos ir la vida de largo cuando declinamos la oportunidad por demás extraordinaria de elegir. Un ejemplo de esto es cuando las personas terminan dejando que su estado emocional dicte la calidad de sus vidas.

Es la razón por la cual, encontramos individuos que al pasar por diversos estados emocionales en un día por ejemplo, se hace muy claro, cuál es la emoción rectora que dicta su conducta.

Cuando el lado improductivo triunfa sobre la efectividad

No contentos con eso, cuando la emoción es de esas que genera situaciones emocionales internas de furia, rabia, desconcierto, terminan proyectando su estado interior a las personas con las que se rodean. El lado improductivo, triunfa.

Nada más puedes suponer lo difícil que debe ser para empleados, hijos, parejas saber que su jefe, su papá, su mamá, el esposo o la esposa están con muy mal temperamento y hay que abrir un hoyo en la tierra para esconderse de los rayos y centellas que van a aparecer. El lado improductivo, triunfa.

Otra forma de evidenciar que no somos quienes elegimos sino que por el contrario somos actuados, es que para algunas personas cuando leen esta reflexión por ejemplo, dicen que entonces habrá que suprimir las emociones. El lado improductivo, triunfa.

Típico. Si no es blanco, entonces es negro.

Entre el blanco y el negro hay una variedad extraordinaria de matices que podrían contemplarse y no sólo ser una especie de veleta sacudida por las emociones, o castrarlas hasta llegar a extremos que lleva a las personas a problemas psicológicos y que necesitan tratamiento profesional simplemente por no querer sentir, o estar en una afán de supresión emocional. El lado improductivo, triunfa.

La balanza

Como una balanza, siempre tendremos la oportunidad de escoger hacia qué lado inclinarnos. El lado de la efectividad, o el lado de la improductividad.

Siempre tendremos ocasión de distraernos, y favorecer conductas que no son productivas. La pereza, el mal temperamento, la impaciencia, la dilación, la postergación, el victimismo, la culpa, la reactividad, la desmotivación, la desesperanza.

Pero estas conductas cuando se instalan en nuestro modo de comportarnos y se vuelven un modo habitual de proceder, son difíciles de superar.

Destrozando tu lado improductivo

No es fácil. Es como tratar de vencer la gravedad. Despegar del suelo y viajar al espacio con un cohete con miles de kilos de peso, requiere de una fuerza descomunal. Igual.

La improductividad es un mal hábito que se puede vencer. Combátelo. Clic para tuitear

En las siguientes entregas, esta es la primera parte, te explicaré un poco más sobre el tema, y también, cómo vencer tu lado improductivo.

(Fin de la primera parte)

===========
Organízate con Eficacia
Te invito a que te suscribas si aún no lo has hecho a mi boletín “Organízate con Eficacia haciendo clic acá

Recibirás herramientas claves para mejorar tu desemepeño a nivel personal y profesional.

Adicional obtendrás SIN COSTO ALGUNO mi libro Sin Disciplina, el Talento Importa Poco, mi libro Las Águilas No Vuelan Bajo, y el libro Plan de Acción de Las Águilas No Vuelan Bajo.

Este último es un manual guía, que te dirá paso a paso como poner en práctica las sugierencias dadas en el libro Las Águilas No Vuelan Bajo

También recibirás el sistema que diseñé en EXCEL sobre GESTIÓN DEL TIEMPO. Con este sistema si lo usas correctamente podrás Duplicar tu productividad ¡sin morir en el intento!

Te invito a que compartas este artículo en tus redes sociales, y a que me sigas. En mis cuentas de redes sociales, encontrarás material de apoyo, material complementario, para implementar lo que encuentras acá en mi página web.

¡No leemos en el próximo artículo!

Autor:
Héctor Leonardo Mora Santiago
Para Contactarse conmigo
haz clic acá
Libro: El Principio de la Doble Creación: Lo que piensas es lo que Obtienes
Facebook: HectorLeonardoMora
Twitter: @hectormoraweb
Linkedin: hectormora
Instagram: hectorleonardomora

Deja un comentario