Hola. ¿Te ha pasado que a veces nos estancamos, paralizamos, que no avanzamos? Eso es más común de lo que parece. Pero ¿qué nos limita?, ¿existen barreras que impiden nuestro desarrollo personal y profesional? ¿Cuáles son esas barreras que impiden desarrolles una conducta poderosa?

Descubre las barreras que impiden desarrolles una conducta poderosa

Estas no son preguntas superfluas. Y dar respuestas a ellas nos puede ayudar muchísimo para poder darle rienda suelta a nuestras capacidades.

Es cierto, no digo estas cosas por decirlas, ni por usar clichés.

Esto te cuento lo he visto muchas veces. Personas que a cierta altura de la vida, comienzan a sentir la frustración pues saben que tienen capacidades que les permitiría ir avanzando en los caminos, que los acerque a sus metas.

¿Entonces?

¿por qué no podemos en muchos casos darnos el gusto de la realización de nuestros sueños, de ser quienes ejecutan y logran y no ser sólo espectadores de otros que sí han logrado cosas que en nuestras manos eso que ellos alcanzaron para nosotros se queda sólo en añoranzas, anhelos que pareciera no se dan, no se cumplen?

Estas son las barreras que impiden desarrolles una conducta poderosa

Permíteme te presento uno de los grandes paralizadores, que inmovilizan la conducta y que resultan ser barreras que impiden la posibilidad que desarrolles un comportamiento poderoso y por consiguiente la posibilidad de realización. Me refiero al miedo.

Y no me refiero a ese miedo que se puede sentir a una sombra que viste por el rabillo del ojo, en un lugar donde tú asumías que estabas solo. ¡Te imaginas!

Me refiero al miedo, a ese temor a lo que puede suceder, al que dirán, a fallar, a que las cosas no pasen como esperamos. Ese modo de pensar es una de las más grandes barreras que impiden, desarrolles una conducta poderosa

¿Qué pasa con el miedo?

La raíz del miedo tiene connotaciones poderosas y diversos orígenes que en algunos casos pueden literalmente frustrar cualquier futuro prometedor. Como lo menciona Rudyard Kipling: “El mayor oponente del valor es el temor: temor a lo desconocido, temor al fracaso, temor a los demás. Los triunfadores reconocen los temores, pero se dedican a conquistarlos

La raíz del miedo tiene connotaciones poderosas y puede literalmente frustrar cualquier futuro prometedor Clic para tuitear

Ten cuidado. Puedes caer fácilmente en la trampa de encontrar en los miedos cualesquiera que sean los tipos que se experimenten, el argumento para explicar por qué no se actúa, por qué no se ejecuta, por qué no se emprende.

Piensa en ello. Pues no dejar de ser justificaciones poderosas. Y justificado en tu diálogo interior, simplemente actuarás en acomodo a esas ideas.

En todo caso el temor, como las excusas, son paralizadores de la conducta, es un motivador poderos del no hacer, no actuar.

El Valor no es ausencia de miedo, valor, es atreverse a enfrentarlo

Considero que la persona valiente no es aquella que no tiene temores, sino más bien, es aquella que comprende que hay algo más allá y que estima mucho, lo cual hace que valga trepar esos muros, esos “sesgos perceptuales”, esos paralizadores de la conducta y caminar hacia donde se anhela.

El temor, como las excusas, son paralizadores de la conducta, es un motivador poderoso para no actuar Clic para tuitear

¿Y la Valentía?

La valentía no es exclusiva de los héroes de las películas de acción. ¿Los has visto? Pero son personajes ficticios. Lo curioso, la gran mayoría de las personas se ven expuestas a incidentes de orden interior, es allí y no en otra parte, donde elegimos actuar o elegimos no actuar. Es allí donde vencemos o somos vencidos.

Es decir, es dentro nuestro, en nuestros pensamientos profundos, donde curiosamente muchas veces nos derrotamos. No hemos empezado, y ya, hemos tropezado

Si elegimos actuar nos determinamos a nosotros mismos al salirle al paso al autosabotaje y continuar construyendo nuestra vida siendo dueños de nosotros mismos, o muy por el contrario al decidir no actuar, permitimos que los vientos de los caprichos internos y la autoindulgencia nos arrinconen en un mar de excusas y justificaciones al ceder nuestra autonomía a las conductas destructivas y tóxicas producto de la imaginación usada en nuestra contra.

Piénsalo de este modo. Tú, yo, nosotros elegimos si actuar, o dejarnos enredar creando barreras que impiden que desarrolles de modo efectivo, conductas poderosas. ¡Increíble!

La conducta Tóxica

A la hora de leer esa palabra “tóxica”, se te puede venir a la mente, veneno, algo contaminado, para nada apto para el consumo humano. Pues bien, hay conductas que son equivalentes a lo tóxica, conductas dañinas que te pueden hacer mucho daño. Sigue leyendo y verás.

La conducta tóxica de empeñarnos en satisfacer los propios caprichos nos lleva a enlodar el progreso personal. En una sumisión absurda, se terminan creando cadenas imaginarias que frustran a las personas a un nivel de arrinconamiento irracional. Lo desatinado de esta forma de proceder es la insistencia en permanecer en esas zonas cómodas, encerrados en la propia “burbuja de cristal”, negándose así el avanzar hacia el propio progreso personal, por simplemente impedir todo aquello que amenace esa zona de seguridad y tranquilidad, independientemente de lo incómodo que esa comodidad pueda resultar.

La conducta tóxica de empeñarnos en satisfacer los propios caprichos nos lleva a enlodar el progreso personal Clic para tuitear

No deja de ser curioso

Te pregunto. ¿Crees que una persona sabiendo que tiene una conducta que no le ayuda, la proteja? Pues cómo te parece que sí.

Aunque parezca inaceptable, pero las personas tienden a abrazar incluso las conductas que les hacen daño, apoyándose en el adagio popular que dice “es mejor prevenir que lamentar”, se niegan la posibilidad de explorar nuevas alternativas de generación que ingresos que desearían apasionadamente lograr y en cambio justifican conductas gracias a esas ideas que favorecen por ejemplo:

Un trabajo que toca soportar

En muchas ocasiones me he encontrado con personas que no están cómodas con el trabajo que tienen, y no necesariamente por recibir un mal trato, o un mal ingreso, simplemente guardan en ellos la semilla de desarrollar algo propio.

¿Conoces personas en esa situación?

Están en un empleo que les incomoda, que no les gusta, o que no corresponde con sus expectativas, pero que lo permiten en una aceptación renuente excusándose bajo la premisa que es mejor tener empleo, que no tener, como si no existiera la creatividad, la recursividad que permita maniobrar las situaciones laborales sin perder lo que se tiene.

¿Y quienes están sin ingresos?

Lo absurdo es que hay quienes no tienen entradas económicas, pero como “es mejor prevenir que lamentar” siguen prolongando una situación sin ingresos, pero en paz con ellos mismos, amparados en ideas que los mantienen protegidos dándole poder a sus temores.

Con las relaciones de pareja, también pasa

Hay quienes se acomodan en relaciones tóxicas, disfuncionales, destructivas pero las validan bajo ese argumento reprochable “Mejor malo conocido, que bueno por conocer”. Algunos otros son el caso contrario.

Queriendo disfrutar de una relación, se escudan bajo la idea de “Mejor solos que mal acompañados” y así justifican su soledad, esa que extrañamente no quieren y evitan de paso, el tener que arriesgarse en la aventura extraordinaria de la conquista y consolidar una relación.

No quieren estar solos, pero no dejan la soledad, porque anticipan algo que no ha pasado, que pueda ser negativo, así, con esa conducta, simplemente evitan lo que sólo está pasando en su mente

Una mente sana

Se niegan la posibilidad de estudiar, de desarrollarse profesionalmente bajo argumentos fantásticos como que ya están “muy viejos” o que “no son tan inteligentes” o que su “época ya pasó”, o una de las más poderosas, por gozar de amplísima aceptación: “No tengo dinero”, porque “sin dinero no se puede: estudiar, crear empresa, viajar” y demás.

De este modo, simplemente crean barreras y más barreras, obstáculos interiores que impiden que desarrolles conductas poderosas.

Ideas que fortalecen la mentalidad negativa

He escuchado frases como esta: “Hace años tengo una idea de un negocio, una empresa que será fantástica”. Leíste bien, dicen “años”. Si les preguntas la razón por la cual no han llevado a cabo esa idea, te darán una cantidad de excusas, como guiones perfectamente elaborados, que puedan justificar la razón por lo cual no lo han hecho, y salir bien librados con la respuesta.

La autocondena

Vidas condenadas a la resignación, a una automutilación de las capacidades y los talentos, ahogando la creatividad, la recursividad apoyados en temores infundados, (me da miedo, me da pena, qué dirán de mí. Y si no lo logro, y si fracaso, y si no lo consigo, y si me equivoco)

Esa forma de pensar, limita el desarrollo, no permite que te desarrolles, te impide la liberación plena de tus capacidades

Y este es el reto. Trepar esos desafíos hasta coronar la propia conquista personal, no son acciones de un solo día, son caminos largos plagados de toda suerte de retos, pero el mayor reto por enfrentar son todos esos intentos por desarrollar autoconfianza, y esos intentos son personales, no se les pueden transferir a otras personas, son caminos exclusivos que cada cual debe andar.

Domar la bestia salvaje

Cuando nos embarcamos en el apasionante camino del dominio propio  y la libertad personal, será como tratar de domar un caballo salvaje.

Al principio veremos que el animal será violento, y peleará con todas sus fuerzas a los intentos de ser domesticado. No será fácil, se resistirá con todos sus ímpetus, no cederá fácilmente a las pretensiones.

Cada vez más desafiante

Será agresivo, y deberemos tomar todas las precauciones. Su lucha larga y frentera puede desanimar al ingenuo que no conoce de estas batallas. De esas pugnas con el animal indómito no saldremos triunfantes sin haber pagado el precio. No será gratis. El caballo, ese que es salvaje, es un animal imponente y con grandes fuerzas, que puede lesionar a una persona, incluso, puede ser mortal.

Entonces, el camino cambia, y la dificultad se disipa

Pero al madurar, al ir tomando conciencia de que nuestra realidad humana puede estar perfectamente a nuestro servicio, se irá creciendo, se irán dando pasos significativos, llegando a expresar la grandeza que realmente tenemos y somos.

Así, poco a poco después de una larga batalla sin ceder, la bestia, el caballo indómito comienza a condescender, no pierde sus ímpetus, su fuerza, su capacidad excepcional, pero estas que estaban antes en nuestra contra ahora, se prestan a nuestro servicio.

Autodominio

Al ir asumiendo dominio de esa fuerza indomable de los caprichos que se satisfacen dentro de las barreras de la comodidad, nuestra capacidad de tomar decisiones efectivas aumenta, nos volvemos más determinados, tenemos mayor control, iremos venciendo las dudas internas, nos sentiremos más confiados con nosotros mismos.

La otrora bestia indomable, con todo ese poder, y esa fuerza excepcional está ahora a nuestro servicio. Los caprichos son dominados, y las capacidades personales a nuestro favor potencian la posibilidad de obtener resultados efectivos para nuestra vida, de forma increíble.

La Burbuja

Así, tu zona cómoda, tu “burbuja de cristal” ese rincón que te servía de refugio y te daba seguridad, desaparecen. Ya ese lugar confortable donde te sentías seguro, no te contiene, no te puede contener.

Ahora tu zona de confort es el mundo, es la aventura, es la posibilidad de escribir nuevas historias.

Es ampliar tu visión del mundo, actitud que tú mismo ahora favoreces, aprendes, investigas, viajas, calculas el riesgo y te lanzas, enriqueces tus conceptos, te atreves a cuestionar tus supuestos, al crear nuevas perspectivas de la vida y nuevas conductas, enriqueces tu forma de ver la existencia.

La luz al final de la caverna

Entonces te ves favoreciendo a lo que antes tanto le temías y por ende, le huías. Conoces nuevas personas, otras formas de vivir, experimentas y pones a prueba tus sueños, observas, experimentas, investigas, aprendes, en otras palabras, vives, vives apasionadamente tu vida, bebiéndola plenamente.

El sabor a libertad

Este es el placer de ser libre, libre de nosotros mismos, del saboteador, del capricho que a ultranza, nos esclaviza, nos limita, nos deja en una condición de vida, en la que estamos, pero no estamos, como zombies, en vida, en un estado de no-vivos.

Parafraseando a Ken Segall:

“Muchas personas desean un cambio significativo para sus vidas, pero muchos de ellos no lo conseguirán, porque su objetivo es una solución rápida y no un cambio significativo. Y como sabemos, el cambio transformacional, requiere más un compromiso, que una indulgencia.”

====

Para mejorar tu productividad y obtener mejores resultados en:

Tu negocio. Deseas lograr tus objetivos empresariales
Eres profesional y anhelas tener clientes a quienes ofrecerles tus servicios profesionales
Deseas entrenar al personal de tu empresa
Quieres obtener empleo, y deseas un plan estratégico (Hoja de vida con diseño profesional, cómo enfrentar entrevista, dónde presentar tu hoja de vida) un plan estratégico que te mejore las opciones de obtener ese trabajo que necesitas…

Podrás tener la mejor idea, el mejor producto, la mejor hoja de vida, pero si no cuentas con una estrategia que te dé un método para acercarte de modo eficaz a los objetivos que deseas alcanzar, será MUY difícil.

Pregúntame acá por la guía para lograr tus objetivos

Puede usar este artículo, siempre y cuando cites la fuente, el autor y la página web de procedencia.

===========
Organízate con Eficacia
Te invito a que te suscribas si aún no lo has hecho a mi boletín “Organízate con Eficacia haciendo clic acá

Recibirás herramientas claves para mejorar tu desemepeño a nivel personal y profesional.

Adicional obtendrás SIN COSTO ALGUNO mi libro Sin Disciplina, el Talento Importa Poco, mi libro Las Águilas No Vuelan Bajo, y el libro Plan de Acción de Las Águilas No Vuelan Bajo.

Este último es un manual guía, que te dirá paso a paso como poner en práctica las sugierencias dadas en el libro Las Águilas No Vuelan Bajo

Te invito a que compartas este artículo en tus redes sociales, y a que me sigas. En mis cuentas de redes sociales, encontrarás material de apoyo, material complementario, para implementar lo que encuentras acá en mi página web.

¡No leemos en el próximo artículo!

Autor:
Héctor Leonardo Mora Santiago
Para Contactarse conmigo
haz clic acá
Libro: El Principio de la Doble Creación: Lo que piensas es lo que Obtienes
Facebook: HectorLeonardoMora
Twitter: @hectormoraweb
Linkedin: hectormora
Instagram: hectorleonardomora

Deja un comentario